MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN
 
PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 
Escrito por Anja G. Griessmeyer   
Martes, 06 de Noviembre de 2012 22:47

 

MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN
Por: Anja G. Griessmeyer

 

Harold Crick es un hombre simple, metódico. Su vida transcurre en una serie de actividades perfectamente cronometradas. Cada mañana, desde hace doce años, se cepilla los dientes 76 veces, se anuda la corbata con un nudo sencillo, ahorrándose segundos para llegar a tiempo a la parada del autobús, con 56 pasos por cada seis cuadras, para llegar a su trabajo -igual de repetitivo- en la IRS o la Hacienda de los gringos. En la noche, Harold va a dormir a las 11:13 para volver a iniciar todo de nuevo al día siguiente a las 7:15 de la mañana, siempre acompañado de su fiel reloj.

Esto podría seguir así durante otros 12 años, como nos lo hace saber la narradora, pero en un miércoles cualquiera las cosas cambian.

 

Ese miércoles, mientras se cepilla los dientes, Harold se percata de que esa voz femenina -que sólo él y nosotros podemos escuchar- narra con detenimiento cada uno de sus movimientos. Aunque Harold intenta dialogar con esa voz para saber de dónde viene, ésta no lo escucha. Distraído por este nuevo suceso, Harold llega tarde al trabajo e intenta realizar sus actividades, pero le es imposible. Su día se torna aún más complicado cuando tiene que visitar a la panadera y evasora de impuestos, Ana Pascal.

Ella no lo recibe de buena manera, y, explicándole que no piensa pagar impuestos para apoyar la compra de armamento, le pide a Harold que se vaya de su establecimiento.

En el trabajo, Harold es llamado al consultorio del terapeuta de Hacienda, aunque intenta escucharlo, se distrae pensando en la señorita Pascal y llega a la conclusión de que no tiene problema alguno, aunque el doctor le sugiere que se tome unas vacaciones.

Al final de la jornada laboral, Harold se percata de que su reloj ha dejado de funcionar por un instante. Sin pensar más, Harold pide la hora a un compañero de trabajo y lo vuelve a programar. En ese momento, la voz le informa que su muerte es inminente.

Molesto, Harold le pide explicaciones, pero ésta calla. En busca de respuestas, Harold acude a una psiquiatra que lo diagnostica con esquizofrenia. El no acepta ese resultado, y alega que la voz que escucha no le da órdenes, simplemente se dedica a narrar su vida, como si fuera un personaje.

 

Ella sugiere que Harold visite a un experto en literatura, Jules Hilbert. En un principio, Hilbert también cree que Harold padece de esquizofrenia, pero al darse cuenta que la voz utiliza frases narrativas, le sugiere que determine si los aspectos narrados de su vida forman parte de una comedia o una tragedia para poder determinar quién es la voz que tiene en sus manos el destino de Harold.

 

Durante sus vacaciones forzosas, Harold comenzará a vivir, a enamorarse de Ana Pascal y finalmente descubrirá que su vida está en manos de Karen Eiffel, una escritora que padece de bloqueo creativo y busca la mejor forma de matar a Harold para, al fin, poder terminar su siguiente novela.

¿Se salvará Harold de su inminente destino? Quizá la resolución de la historia no sea satisfactoria para todos, pero Stranger Than Fiction deja un buen sabor de boca gracias a las actuaciones de Dustin Hoffman (Jules Hilbert), Maggie Gyllenhaal (Ana Pascal), Emma Thompson (Karen Eiffel) y Will Ferrell (Harold Crick), quien demuestra que a parte de ser un actor cómico, como lo ha sido desde sus días en Saturday Night Live, es sumamente capaz de interpretar a alguien tan simple y gris como Crick y transformarlo en un ser lleno de corazón.

 

FIN

 

 
 





Las ilustraciones e imágenes que aparecen en este sitio son arte original pertenecientes a sus respectivos autores, así como los personajes y los nombres son ©, ® y/o ™ de sus respectivos autores y/o sus compañías propietarias y son utilizadas con fines periodísticos de difusión y al solo efecto de ilustrar cada nota.
Queda TOTALMENTE prohibida la reproducción total y/o parcial del contenido de este sitio aún citando su procedencia salvo reseñas y previa autorización del autor y/o editor.